El placer de escribir

Susan Orlean:

Al escribir no-ficción, es importante ser consciente de la diferencia que existe entre las dos fases del trabajo. La fase uno consiste en investigar, mientras que la fase dos consiste en escribir.
Investigar equivale a ser el chico nuevo de la escuela. Te esfuerzas por aprender muy rápidamente; intentas hacer de detective, procurando enterarte de quiénes son todos, diseccionando la estructura de la sociedad sobre la que escribirás. Emocionalmente, esto te sitúa en la posición que todo el mundo desea. Pero eres un outsider porque no puedes permitir que el impulso natural de huir de lo desconocido te domine, te esfuerzas por no escapar hacia lo que te resulta familiar.
Escribir supone todo lo contrario; es algo privado. La energía es tan intensa e interna, que a veces sientes que vas a estallar. Mucho de lo que ocurre en este proceso es invisible; te sientas enfrente de tu escritorio y parece que simplemente estés ahí sin hacer nada.

escribir

Ray Bradbury:

Escribir no ha de ser algo serio, ha de ser una celebración, debes divertirte con ello. La escritura no es trabajo; si te lo parece, para y ponte a hacer cualquier otra cosa.
La gente siempre se pregunta qué hacer ante un bloqueo, ¿qué pasa si tienes un bloqueo y no sabes cómo solucionarlo? Es obvio que estás haciendo algo mal, ¿verdad?. Mientras escribes algo tu mente se queda en blanco y te dice “se acabó”. Tu subcosnciente te está diciendo “ya no me gustas, estás escribiendo sobre cosas que no me importan”. Estás entrando en política, desarrollando una conciencia social, estás escribiendo sobre cosas que pueden beneficiar al mundo… ¡Al carajo con eso! Yo no escribo cosas que beneficien al mundo; si casualmente lo hacen, genial, pero no era lo que pretendía, lo que yo me proponía era pasarlo bien.
No he trabajado un solo día de mi vida. El placer de escribir me ha movido día a día, año a año. Quiero que tú me envidies, que envidies mi disfrute. Pregúntate si lo estás pasando bien. Si tienes un bloqueo puedes solucionarlo parando de escribir sobre lo que estás escribiendo y pasando a otra cosa; elegiste una temática inadecuada.

el-placer-de-escribir

Charles Bukowski:

Si tienes que sentarte durante horas frente a la pantalla de tu ordenador o inclinado sobre tu máquina de escribir buscando palabras, no lo hagas.
Si lo haces por dinero o por fama, no lo hagas.
Si lo haces porque quieres mujeres en tu cama, no lo hagas.
Si tienes que reescribir las cosas una y otra vez, no lo hagas.
Si el solo hecho de pensar en ello ya te supone un trabajo, no lo hagas.
Si intentas escribir como otra persona, no lo hagas.
Si tienes que esperar a que salga de ti, espera pacientemente. Si nunca ocurre, entonces haz otra cosa.
Si antes tienes que leérselo a tu mujer, a tu novio, a tus padres, o a cualquier otra persona… entonces no estás preparado.
No seas como tantos otros escritores, no seas como centenares de personas que se hacen llamar escritores, no seas aburrido y pretencioso, no dejes que te consuma el amor propio. Las librerías del mundo se han dormido con autores de tu estilo; no contribuyas a eso.
A no ser que salga de tu alma como un cohete… a no ser que quedarte parado te conduzca a la locura, el suicidio o el asesinato… no lo hagas. A no ser que salga sin permiso de tu corazón, de tu mente, de tu boca y de tu estómago… no lo hagas.

Anuncios

Escribe tu memoria con esto en mente

  • Las memorias, estilísticamente hablando, toman elementos de la ficción y el ensayo
  • El lector ha de sentir que le están hablando
  • Tienes que conseguir que se interese tanto por tu historia como por tu visión actual de las experiencias relatadas
  • Has de entretenerlo lo máximo posible
  • Debes escribir tu historia como si de una novela se tratara; incluyendo personajes, diálogos, trama, ritmo
  • Una memoria se basa en un momento de la vida en que se hace una elección importante a partir de la cual nada vuelve a ser igual
  • Cuando vayas a releer lo que has escrito piensa en si lo que estás contando es suficiente como para mantener su interés
  • No tengas miedo a la hora de recortar lo que consideres que pueda aburrirle
  • Aprende a diferenciar entre lo que a ti te parece interesante porque lo has vivido de lo que es interesante para cualquier persona ajena a tus vivencias
  • Tu memoria debe ser una composición de incidentes que puedas relatar con viveza. Si entre uno y otro no ocurre demasiado, deja esos tramos fuera
  • Has de convertir al lector en testigo de tus conflictos y desafíos
  • Con frecuencia una memoria comienza con un momento de crisis que debe ir desarrollándose hasta quedar resuelta al final
  • Es recomendable leer otras memorias y analizarlas
  • Tu memoria debe centrarse en un tema concreto, aunque toques otros secundarios
  • Debes mostrarte enfrentándote a obstáculos y resolviéndolos
  • Es extremadamente importante que utilices una voz lo suficientemente atractiva como para que los lectores quieran seguirte a través de las páginas
  • El lector sabe que has vivido lo que él está leyendo y espera que le ofrezcas tu punto de vista con respecto a lo narrado desde la reflexión

Blog de WordPress.com.