La diferencia entre autobiografía y memoria

Considero que lo primero que debemos aprender son las características que nos ayudan a diferenciar las autobiografías de las memorias, en vista de que mucha gente las confunde al estar ambas escritas por la misma persona que las protagoniza.
La ignorancia en lo que respecta al tema que nos ocupa es bastante notable, y ni siquiera Amazon se molesta en separar un género del otro. Ahí van unas cuantas pautas que os ayudarán a distinguirlos fácilmente:

Las autobiografias…
-Narran toda la vida del autor, sin dar preferencia a una época sobre otra
-No se centran en una temática concreta, abarcan multitud de asuntos
-Normalmente están escritas por personajes públicos
-Siguen una cronología

Las memorias…
-Generalmente se centran en una etapa concreta de la vida del autor
-Tienen un cariz algo más personal
-Tratan un asunto concreto que constituye la trama central del libro
-Puede escribirlas cualquiera que tenga una buena hisoria que contar
-No tienen por qué seguir un orden, pueden comenzar con el clímax de la narración

¿Por qué escribir una memoria y no una autobiografía?

autobiografia-vs-memoria

Básicamente, porque como ya he apuntado arriba, una autobiografía es un trabajo más bien propio de alguien con cierta relevancia en los medios. Asumámoslo, a nadie le interesa leer la vida entera de una persona anónima. Sin embargo, cualquiera puede estar inclinado a leer acontecimientos más concretos de tu vida sin necesidad de que seas famoso, siempre y cuando estos sean interesantes. Es fácil que todos tengamos en nuestro haber algo digno de compartir con el mundo en mayor o menor medida.

No obstante, si consideras que toda tu vida ha sido objetivamente extraordinaria pese a ser un desconocido, entonces adelante, escribe una autobiografía. Pero aún así, piensa que de primeras es mucho menos intimidante narrar una parte de tu vida, centrándote en un tema concreto, que contarlo absolutamente todo. Además, siempre es más sencillo escribir sobre algo que te apasiona que sobre un montón de cosas que a ratos pueden aburrirte incluso a ti, así que ahí tenemos otro punto más a favor de las memorias.

Decidas lo que decidas, si no quieres invetir tiempo y esfuerzo en escribir una historia que no va a ninguna parte, ante todo debes ser humilde y honesto contigo mismo. Si es necesario, pide opinión sobre tu historia a otras personas para adquirir una visión objetiva y averiguar si realmente puede suscitar interés. Siempre que sea posible, eso sí, evita que te juzguen mejores amigos y familiares; a no ser, claro, que tu objetivo no vaya más allá de escribir para ellos, lo cual es igualmente respetable. Y es que no todo el mundo busca escribir su historia con fines comerciales; hay a quien simplemente le basta con dejar un testimonio escrito a su descendecia.

Blog de WordPress.com.