Nick Hornby

El lunes pasado tuve la oportunidad de presenciar una entrevista a Nick Hornby en la sala BBK de Bilbao. Lo conoceréis principalmente por ser el autor de la novela en la que se basó la conocida película Alta Fidelidad, que yo precisamente siempre he detestado, pese a tener que reconocer que es buena.
Me parece inquietante que tanta gente se identifique con el protagonista. Un hombre hecho y derecho no debería tener tanta tontería en la cabeza. Conozco a alguno como él y se merece dos tortas bien dadas:

Es curioso, hace un par de fines de semana andaba por Madrid, y mientras esperaba a que llegara a encontrarse conmigo un amigo del que fui a despedirme (porque, como tanta otra gente, esos días se preparaba para abandonar el país) me metí en El Corte Inglés dedicado a los libros que hay por Sol para hacer tiempo y echar un vistazo. Un chico se me acercó repentinamente y me preguntó qué le recomendaba para una chica de 31 años. Al principio pensé que me había confundido con una dependienta, pero luego recordé que allí llevaban uniforme y asumí que simplemente le había parecido lo suficientemente femenina como para tener gustos en común con la chica en cuestión. Como mis preferencias tienden a ser un tanto minoritarias, decidí optar por recomendarle algo que precisamente a mí no me atrayese, pero que fuera objetivamente bueno a la par que fácil de leer y que tuviese un público mayoritariamente treintañero. La respuesta era sencilla: Nick Hornby.
¿A qué viene todo esto que acabo de contar? A cuento de nada, Simplemente me ha parecido buena idea darle un toque mínimamente personal a este blog tan anónimo y aséptico para ver, guiándome por el número de visitas, si este post suscita más o menos interés que el resto.

Puntos a destacar de la entrevista:

1- Hornby recomienda leer, leer y leer; leer cosas que te apasionen, el tipo de cosas que a ti te gustaría escribir. Esto no significa que haya que copiar el estilo de otro autor. Leer a alguien a quien admiras influye en tu proceso creativo, pero eso no significa que el resultado vaya a ser el mismo. Cuando lees, absorbes lo bueno de las obras y algo queda en tu subconsciente, pero a la hora de escribir no podrás imitar a tu autor favorito ni queriendo, porque el estilo es personal e intransferible y las influencias siempre quedarán reducidas a unas pinceladas aquí y allá. Es decir, tu mente crea cosas a partir de lo que le estimula, nunca se limita a copiarlas.

2- Es extremadamente fácil que la gente se identifique con lo que escribes. Él escribió Alta Fidelidad basándose en su entorno de Gran Bretaña, en lo que conocía. Sin embargo, todo el que leía el libro, independientemente de dónde fuese, pensaba que aquella podía perfectamente ser su vida. Por esto, Hornby dice que Alta Fidelidad es la historia de cualquier persona del primer mundo. En la película simplemente cambiaron la época, el lugar y las referencias musicales.

3- Un autor nunca está completamente satisfecho con su trabajo, y así es como debe ser. El entrevistador le pidió que puntuara sus obras; la nota más alta se la dio a Juliet, desnuda y sólo fue de un 5.5. Según él, cuando uno está completamente feliz con una obra es difícil que quiera ponerse a trabajar en otra, porque considerará que ya ha cumplido su cometido. Si consideras que ya has alcanzado la perfección, difícilmente seguirás con ganas de seguir creando, porque nada de lo que hagas posteriormente te parecerá lo suficientemente bueno.

4- Si de verdad quieres dedicarte a la escritura, proponte escribir 500 palabras al día.

No puedo finalizar el post sin antes mencionar que Hornby tiene en su haber una memoria: Fever Pitch/Fiebre en las gradas. Además, está adaptando para llevar al cine la memoria de Cheryl Strayed titulada Wild/Salvaje.

Anuncios

Blog de WordPress.com.